domingo, 12 de julio de 2009

45 veranos

Un día más. Un año más.

El tiempo, una señal. Se mira y contempla la imagen desde el espejo ¿atisbo de cansancio en la mirada? sí, pero también hay ganas de pelear.

Algunas canas en el cabello. Sin maquillaje, sin artificio. Sin filtro.

Mira y ve a sí misma, con 5 años recién cumplidos, lavándose las manos en el fregadero de la cocina. Lo hacía subida a un taburete, pues todavía no llegaba.

Recuerda con precisión ese momento. Lo recuerda, recuerda que pensó, casi alzando la voz, "tengo cinco años, ya, casi, soy mayor". Se ve a sí misma, una cría menuda de pelo oscuro, largo, lacio, en la penumbra de la cocina una tarde de verano, la de su quinto cumpleaños.

Hoy se repite el ritual del recuerdo. Ella se ve, se mueve con lentitud y recuerda que hace mucho supo, entendió, que el tiempo transcurría sin descanso. No creció demasiado, no pesa hoy mucho más de lo que pesaba hace cuarenta años. La ilusión... a ratos se le escapa por los ojos, a ratos parece haberla abandonado. Se siente algo sola, pero es algo que ya hace tiempo aceptó como intrínseco.

La primera vez que se enamoró supo lo que era la soledad. Ahora ya no tiene dudas.

Este último año fue especialmente duro con ella. No imaginaba las pruebas por las que iba a pasar. Afrontó todas: sustos familiares, la indiferencia y el desamor de alguien a quien creyó amigo, pequeñas traiciones, desprecios desde el entorno más próximo, desencantos profesionales... tuvo un poco de casi todo.

Sonríe vagamente. No se ha quejado en ningún momento. Sabe que incluso podría haber sido peor.

Así que hoy está aquí, se mira y sabe que es fuerte. Por más veces que se caiga o que la tiren... sigue aquí.

-------------------------------
There are betrayals in war that are childlike compared with our human betrayals during peace. The new lover enters the habits of the other. Things are smashed, revealed in a new light. This is done with nervous or tender sentences, although the heart is an organ of fire.

The English Patient (Michael Ondaatje)
-------------------------------

10 comentarios:

Freman dijo...

La ilusión [...] a ratos parece haberla abandonado.

Eso, nunca. Mañana es siempre mejor que ayer, aunque sea por la sorpresa.

Cuarenta y cinco tampoco es tanto. Lo que ocurre es que, con antepasados que vivían vidas miserables para morir de enfermedades estúpidas a muy corta edad, no sabemos qué hacer con tanto tiempo de regalo. Si no me equivoco, lo primero es renunciar a la idea de que somos una línea continua, cuando en realidad, cada uno de nosotros es un mosaico por ensamblar.

:) Pero ya estoy diciendo tonterías. La ilusión, que no decaiga.

Ada dijo...

Mi querida Sarah,

Han pasado tantas cosas desde que nos conocimos ¿verdad? Éramos como un par de ingenuas a las que la vida ha despertado de un certero golpe después de haber intentado despertarnos a empujoncitos. Pero hay algo que hemos aprendido las dos, y es que siempre nos levantamos. Como tú dices, ahí seguirás, ahí seguiré, por más que nos caigamos o nos tiren. Nos levantaremos con la cabeza bien alta, secándonos las lágrimas, lamíendonos las heridas y con otra tirita en el corazón, pero diciendo siempre..."la vida es bella". Un abrazo. Feliz cumpleaños.

sarah dijo...

¡¡¡Chicooosss!!! que pone ficción o no... lo que pasa es que vosotros tenéis información privilegiada.

Cuando estuve en Atapuerca una de las cosas que más sorprendió a mi hijo fue precisamente la escasa esperanza de vida de nuestros Homo Antecessor, Homo Heilderbergensis y tal... imagínaos ahora, con tanto tiempo por delante (y tantas ganas), si las enfermedades cardiovasculares no nos asaltan antes de lo debido... tengo todavía intenciones de aterrorizar a más de uno por mi parte, estoy segura que Santa Jennifer debe de mirar a San Freman con "cierto" reverencial respeto. De Ada ya ni hablo, que es algo más joven que nosotros, je je je.

Sobre la verdad que pueda esconderse tras mis palabras, pues ya sabéis, cuando la vida da sal y limón... toca pedir tequila, ¿a que sí?

Un beso a los dos, y déjate de tonterías, Freman, para nada lo son. Un placer tenerte por aquí.

Ada dijo...

¿Eso no era: "si la vida te da un limón, hazte una limonada"? La versión del tequila es algo nueva para mí, je, je... ¡Qué cuarentona más inocente soy! Ficción, no ficción...ya sabes que mi imaginación no es muy obediente y se me escapa a menudo por un mundo de fantasía. Ala, adiós, que ya he me he ido por las ramas y mi gata me llama al orden. Hasta prontooooooo.

Freman dijo...

Con ¡sólo! un día de retraso: La estrella.

sarah dijo...

Juas juas, Ada, que veo demasiado Anatomía de Grey, y como la "prota" es un pendón verbenero que le da al tequila se me ha pegaooo... yo tomaba el tequila así en México, con limón y sal, para evitar la resaca... que me invadía después y sin remedio, ya que no soy mujer de tantos alcoholes... a mi se me tumba con una pinta de Guinnes juas juas...

Mr. Freman, ya le he dejado un comentario en su bitácora. Se le ha disculpado sobradamente el restraso. Debe saber usted que me ha impresionado. Uhmmm, ¿quién dijo que cada día no traía una nueva sorpresa? :-)

Laureta dijo...

Holaaa querida Brujilla!

Cuanto tiempo sin pasarme por tu buhardilla... y me da una rabia. Ando super liada. Estoy haciendo prácticas en un hospital en mi querida tierra, y aunque sólo son unas prácticas, estoy super agusto con la gente y con el trabajo, porque es el trabajo al que quiero dedicar mi vida. Estoy aprendiendo un montón y bueno, es ahora cuando puedo hacer estas locuras sin preocuparme demasiado...

Excepto con esto, las cosas no me han ido del todo bien, problemas familiares, económicos, etc, etc... pero vamos pasando con el tequila (que el limón y la sal ya nos lo da la vida, verdad?? jejejeje!!!).

Por un momento dudo eternamente si felicitarte por tu cumpleaños, o pensar que es ficción. Eso sí, es verdad lo que dices de "las pruebas de la vida" recuerdo cuando me las contabas (nos las contabas!). Sólo espero que todo esté mejor...

Ai... ¿te felicito? no sé? ¿Cuánto de verdad hay en tus palabras?

Jajaja! Me alegré mucho de ver tu comentario en mi blog... y también del de Alonee, sois ya los únicos que pasáis por allí, i casi casi, os dediqué la entrada! jejeje! :)

Ojalà os conociera i pudieramos compartir una tarde con el cafelito y una conversación...

Un besote, Brujilla!!

PD: aiii si a los cinco años nos contaran lo que sabemos ahora... como serían de diferentes las cosas...

sarah dijo...

Laureta, qué bien que has vuelto :)

Sí, puedes felicitarme. Fue mi cumpleaños el domingo.

La entrada es un minirelato que... es ficción y no lo es. Escribo sobre un alter ego que podría ser yo, tú misma en alguna dimensión paralela je je... en serio, hay más de una realidad mía solapada en ella. Algunos sabéis qué partes son reales y cuáles no.

Me alegra saber que tu vida profesional se va encarrilando. Así que las dos trabajamos en hospitales ¿coordinas ensayos clínicos? en el hospital en el que trabajo conozco a varios biólogos que andan en ello, incluso una compañera de clase, bioquímica, trabaja en un protocolo de estos en la Vall d'Hebron... a mí me va yendo, pero me llaman menos de lo que quisiera y tengo facturas que pagar, con lo que la cosa económica no me va como desearía... en fin, no corren buenos tiempos para el trabajo. Ahora mismo estoy en formación y hago una pequeña suplencia en Urología. El mes próximo regreso a Hematología y sus tremendas enfermedades...

Sobre lo personal, en mi caso, sí que parece que mi vida ha mejorado, tengo "la family" controlada y el agujero negro emocional en el que caí el verano pasado comienza a desaparecer. Nadie es imprescindible, por más daño que te hagan, por más que te traicionen, allá cada cual con sus acciones, ¿no? desconfío cada vez más de la gente, cada vez me cuesta (¿ya era hora?) más, después de tanta tomadura de pelo. La suerte y el encanto es saber quién merece la pena de verdad y quién no. A ver si los 45 me aportan algo de sabiduría en ese sentido...

y, mientras, que no nos falte el tequila :)

Petonets, xiqueta :-))

en Girbén dijo...

Per tal de fer-te costat en aquesta celebració t'obsequiaré amb una d'aquelles que sé com t'agraden.
Si no fallen els meus càlculs -que bé podria ser- segons el Nakshatra (el Zodíac hindú, lunar i per tant de 27+1 signes) tu vas néixer a "Hastâ", que vol dir la mà. Més o menys, els de Hastâ són hàbils amb les mans, guaridors i missatgers; tenen humor i són comunicatius, i tal vegada tendeixen a ser possessius...
A aquesta Hastâ, que és una constel·lació austral propera a Spica (la lúcida -l'estel més brillant- de la Verge), des de l'antiguitat nosaltres l'anomenem "Corvus" o el Corb. Al cels més enllà de l'eclíptica, al "corb" li fan companyia les constel·lacions del "cràter" i de la "Hidra", tot representant, celestiàlment, un bonic mite que mereix ser explicat...
Es veu que un dia Apol·lo li va demanar al seu Corb que anés a omplir d'aigua la seva copa (Cràter), i que el Corb va trigar d'allò més tot esperant que madurés una figa propera a la font. En tornar, el Corb, a més de la copa plena portava aferrada una serp d'aigua (Hidra), i li va dir a Apol·lo que s'havia endarrerit tant perquè la serpota l'havia atacat. I Apol·lo -que si una cosa no era era tonto- en veure la trola, va engegar a tots tres cel amunt. I allà estan. Condemnat el Corb a romandre assedegat: doncs, tenint ben propera la copa, el coi de Serp no permetrà mai que begui.
No creus, Rosa, que és una història preciosa?

sarah dijo...

Sí que ho, és, de preciosa, aquesta història. La mitologia grega m'encanta...

No sabia de l'existència del zodíac hindú... gairebé ho encerta tot sobre mi, llevat del tret "possessiu", a més anys van passant menys ganes de "posseir" tinc, més aviat el contrari :) m'agrada més viatjar lleugera.

Moltes gràcies pel detall :) fa temps que no comento al teu bloc, marxes de vacances? jo n'acabo de tornar i ja no marxaré fins setembre o octubre...


Lovecats, de Benita Winkler