domingo, 28 de diciembre de 2008

Never Cry Wolf




Esta película se estrenó en el año 1983.
Fue dirigida por Carroll Ballard.
Está basada en las experiencias de Farley Mowat.
Fue protagonizada por Charles Martin Smith. Otros actores del reparto son: Brian Dennehy, Zachary Ittimangnaq.
La música fue compuesta por Mark Isham
Su duración es de 105 minutos

Never Cry Wolf es una película cuya historia se basa en la autobiografía de Farley Mowat.

Farley Mowat, en calidad de biólogo, se dirige a esta zona del Ártico para investigar el dramático descenso en la población de caribus, que suponen es debido a las actividades predatoras de los lobos árticos. A partir de este hecho, que oculta la intención del gobierno de emprender una campaña de exterminio del lobo ártico, el protagonista narra en primera persona su experiencia personal bajo tres perspectivas: como biólogo, como urbanita incapaz de sobrevivir por sí mismo en un entorno tan duro y como ser humano.

No he encontrado ninguna versión doblada al castellano. Ésta es una película con poco diálogo, apenas la narración del protagonista, en off, de la experiencia que marcó su existencia. En cualquier caso creo que se puede encontrar subtitulada y con unos conocimientos medios de inglés se puede entender bastante.

Lo primero que descubrí de este fils fue su banda original. Extraño. Me llegó la música de Mark Isham en forma de Cd con tres bandas sonoras, a cual más bella: Ms. Soffel, Never Cry Wolf, The Times of Harvey Milk. Hace más de veinte años que tengo el CD con estas tres piezas magníficas y no he visto ninguna de las películas, salvo Never Cry Wolf. La visioné en la tele, en "La 2", una tarde de julio del año 1992, el día de mi cumpleaños precisamente. Me quedó un recuerdo vago de su fuerza, su recuerdo quedó como cubierto con el polvo del paso del tiemppo. Hace unos meses tuve la oportunidad de hacerme con ella. Verla de nuevo fue un lujo: envidié al personaje, ciertamente. Deseé haber tenido la oportunidad de correr con él al viento, rodeada de lobos, a muchos grados bajo cero. Como otras veces, me hizo recordar el ansia de un reencuentro con algo perdido hace mucho, encerrada como vivo entre muros y edificios de asfalto, entre convenciones humanas y protocoloes de comportamientos absurdos.

Mentiría si dijera que no me gustan los lobos, me gustan en su entorno como tantas otras criaturas no humanas, cuyas maneras me fascinan y me horrorizan por igual. Las reflexiones finales del protagonista son impresionantes:

"Al final no hay respuestas fáciles,
No hay héroes, no hay villanos,
tan solo hay silencio".

Los paisajes son sobrecogedores, la eterna presencia de la nieve, del silencio, del frío que casi se siente en la piel con el transcurso de cada fotograma. La soledad del protagonista (la de cada uno de nosotros, si somos sinceros y nos miramos hacia adentro), que toca el clarinete ante la nada, su riqueza espiritual... hay en la película algo que conecta profundamente con mi corazón, que no encuentro palabras para describir. Es algo que tiene que ver con las raíces de la existencia misma, de lo que somos, en lo que nos hemos convertido como especie, va más allá de la ecología políticamente correcta; es algo más básico, más primal, que queda, creo, muy bien plasmado en la película.

El vídeo de youtube es algo largo, pero constituye un buen resumen de la película y os da la oportunidad de disfrutar de una música espléndida.

Espero que os guste.

2 comentarios:

fernando "dito" castañeda conde dijo...

"Los lobos nunca lloran" Muy curiosa la pelicula, he encontrado la posibilidad de verla casi entera en youtube, subtitulada, y con cortes. Veré si me la puedo descargar, pues me ha llamado mucho la atención gracias.

Antrophistoria dijo...

Espero que el 2009 sea un año muy fructuoso para ti. Gracias por seguir pasándote por mi blog y por animarme con tus comentarios. Besos.


Lovecats, de Benita Winkler