martes, 8 de diciembre de 2009

La escopeta de caza


Imagen de Tad Kanazaki




















Todo credo es falso, todo credo es cierto
Es la verdad un espejo que se ha roto
en mil añicos; pero cada cual se cree
Que poseer un fragmento es poseerlo todo.


Sir Richard F. Burton



Este libro cayó en mis manos hace mucho tiempo, intervine en la preparación de una edición especial para Círculo de Lectores. La correción de las pruebas galeradas me introdujo en el fascinante mundo de la literatura japonesa de la mano de Yasushi Inoué. Una de las coordinadoras de producción de la Editorial Anagrama tuvo el detalle de regalarme un ejemplar de este libro. Poco después, el 21 de enero del año 1991 Yasushi Inoué moría a los 84 años de una neumonía. Casualidad y oportunidad.

La escopeta de caza es un libro muy breve, de lectura rápida, escueto y denso como un haiku. La lectura rápida da paso al deseo de una relectura más calmada, pues cada palabra de esta pequeña historia tiene su sentido y nada se deja al azar.

En este libro se narra la historia de una infidelidad a través de los ojos de tres mujeres: la hija de la amante, la esposa del protagonista y la propia amante. La misma historia que se desenvuelve en tres historias, tres cartas que el amante recibe tras la muerte de la amante.

Una verdad, tres verdades, cuatro verdades. La mirada de tres mujeres alrededor de un hombre al que han amado de diferentes maneras. La última carta, de Saiko, su amante, es sencilla y descarnada en la descripción de su amor, de su sufrimiento por ese amor. Habla de "su pecado"...

"¿No quieres impedirme que engañe a Midori durante toda nuestra vida?", contesté sin vacilar: "Ya que no podemos evitar ser pecadores, seamos al menos unos grandes pecadores. Y mientras vivamos, engañaremos no sólo a Midori sino a todo el mundo."


¿Hay modo más simple de resumir todo un océano de sentimientos en un párrafo?

El mérito de Inoué fue el de retratar soberbiamente y con tanta simplicidad la profundidad abisal del mundo femenino, la complejidad de nuestras relaciones con los demás. La inevitable soledad en la que estamos, tras breves instantes en que la magia existe y vemos la eternidad en la mirada de otro ser... por encima de todo la historia nos susurra sobre la soledad, lo difícil de comprendernos. Al principio de la novela, el protagonista afirma: Creo que es una gran locura en el hombre el querer que otro le comprenda.

Creo que, a modo de pequeño homenaje a lo simple, lo breve, al genial Yasushi, poco puedo añadir. He releído el libro, 18 años más tarde de la primera lectura y sigue pareciéndome una pequeña joya, uno de esos libritos que me llevaría sin dudar a una isla desierta.

3 comentarios:

Joselu dijo...

Hay algo en tu lenguaje, en tu forma de ver las cosas, de enjuiciarlas, de considerarlas, que me es absolutamente próximo y familiar. Tu mirada es límpidamente oriental y en estos comentarios se trasluce esa consideración de la vida como un pequeño milagro lleno de misterio. Me han dado unos deseos enormes de conseguir ese libro que promete ser de una densidad extraordinaria. La brevedad, la síntesis, la pluralidad de visiones y de verdades me ha evocado al también director japonés Akira Kurosawa en su espléndida Rashomon en que se plantea un juego semejante bajo un templo sobre el que cae la lluvia incesante y en el que se narran varias historias sobre un mismo crimen desde ángulos distintos. Cada uno tiene su verdad, pero ¿cuál es la verdad? Un cordial saludo.

en Girbén dijo...

...a tot el món sencer...
Se m'acut que... ¿Com poder fer la lectura neta d'una obra abstenint-te de la veu que te l'anuncia i a la que atorgues una llarga confiança?
Passa que ara m'estic afanyant en discriminar el potencial d'aquest infinit joc de transferir-nos indicis vàlids de lucidesa, i d'aquí l'esbiaix del meu comentari.
Ara sols em cal buscar aquest llibre, llegir-lo fent veure que no en sé res i, després sí, dir-ne la meva si és que cal.
Agraït -ja t'ho dic- per la recomanació!

Antrophistoria dijo...

Anoto esta obra en mi lista de libros por leer. Puede ser un texto muy interesante, sobre todo en esto que dices de que ayuda a comprender la profundidad abismal del mundo femenino. Un saludo.


Lovecats, de Benita Winkler