viernes, 28 de agosto de 2009

Lenguaje




----------------------------------------------------------------------------------
I see the lines in the palm of its hand now
I listen hard but no words spring to mind
And it sounds so sweet, listen to its heartbeat
And I'm drowning in its sea
Falling at its feet
Listen to my heartbeat baby

And the blood sail leaves tonight
Fated in its blindness
And it won't be long before help is at hand
And the darkness sleeps
Cushioning the heartbeat
And I killed the captain, sank the fleet
To liberate the heartbeat baby
And it sounds so sweet
And it sounds so sweet
Listen to our hearts beat

And the darkness sleeps
Cushioning the heartbeat
And I'm drowning in its sea
Falling at its feet
Listen to my heartbeat baby

It speaks to ghosts and souls alike
Springs to life, and doesn't think twice
Wrapped in the blood sail
Bathed in snow
Nailed to the source and it won't let go
Fed on the bible, grown from trees
It opened the mind and the heart was free
A home in the silence, safe from sound
Where trouble sleeps and the light is found


-----------------------------------------------------------------------------------

Leo en el libro de David Abram sobre el lenguaje, en su doble vertiente de sistema abstracto de signos a través de los cuales nos comunicamos y de su parte expresiva, relativa a la expresión corporal a lo relacionado con el entrono, más difícil de explicar de un modo científico. Es el doble concepto La lange-La parole de la teoría expuesta en su momento por el lingüista suizo Ferdinand de Saussure. El lenguaje viene a ser una combinación de las dos.

Eso hace que el acto de la comunicación sea más complejo y difícil de lo que parece a simple vista. Las palabras, por sí solas, son insuficientes para reflejar esa masa misteriosa que surge de nuestro intelecto. De ahí el riesgo de malentendidos y confusiones más o menos divertidas, más o menos penosas.


Pretender conocer a los demás, expresar con la palabra lo que se lleva dentro es tarea ardua, cuando no abocada al fracaso. Estamos encerrados en nuestras cáscaras, nos pasamos el día abriendo la boca, articulando sonidos que pretenden transmitir ideas, tecleamos cada día varias horas a la caza de esa expresión que muestre algo del misterioso mundo que habita en nuestro interior.

Hay días en que esa tarea me parece absurda. ¿Escuchamos realmente a los demás? ¿Esperamos ciertamente que alguien escuche con honestidad lo que pretendemos decir? ¿esperan los demás nuestra atención o nos piden aprobación tan solo? ¿no estamos siguiendo nuestro discurso interno, justificando constantemente nuestros actos, a los que damos forma material con nuestras palabras?

¿No será un esfuerzo inútil el intentar que alguien nos entienda más allá de lo materialmente necesario?

"Tengo hambre. El agua está hirviendo. Llueve. A Juan le duele la cabeza." Son expresiones concretas de un hecho, comunican lo que pretenden. Explicar sentimientos, intentar justificar algo incomprensible a los demás... es tarea de valientes. Esperar que nos comprendan es pedir mucho. Luego está la búsqueda de aprobación. Eso ya es pedir demasiado.

Las cosas pasan, a veces el hombre realiza actos difíciles de explicar, incomprensibles a los que los contemplamos.

Somos islas en un océano inmenso. No siempre es posible entendernos. No siempre es posible ser aceptados, comprendidos. Tampoco es necesaria esa comprensión.

Cuando el cansancio llega, cuando uno se llena de las palabras de los demás, de las exigencias de los demás, se llena de las propias palabras, de las propias exigencias... entonces es mejor el silencio. Lo mejor es dejar que el silencio hable por sí mismo.

5 comentarios:

Joselu dijo...

Creo que das forma, a tu manera, a lo que constituye mi desazón y duda interior sobre si volver o no al mundo de los blogs como autor. ¿Comunicamos algo? ¿Es posible esa comunicación? ¿No es más provechoso y rico el silencio? ¿No hay demasiada palabrería carente de sustancia? Me debato en ese dilema, pero todavía recuerdo la iluminación que sentí cuando compartimos en aquel post la reflexión sobre aquel curita que vendía calendarios de la virgen. Si hubiera estado instalado en el silencio, no habría habido encuentro. No sé.

Tesi dijo...

Ah... Me encantan estas fotos de hielo azul...Nunca recuerdo si es hielo V ó VI, pero creo que es tan súmamente compacto (y duro) que no deja pasar la luz y por eso se ve de ese color...

¡Mola!

Antrophistoria dijo...

Hola Sarah

En este mundo hace más falta más gente que sepa escuchar que charlatanes, entendiendo este término como gente que habla mucho sin decir nada, y menos nada interesante. Parece interesante la obra de David Abram, lo tendré en cuenta para mis futuras lecturas.

A Joselu animarle a seguir con su blog porque siempre habrá alguien a quien le interese. Seguro.

Un saludo!!

sarah dijo...

Joselu, con la anécdota del curita me has recordado que nada es tajante ni definitivo. El silencio es bello y es necesario cuando el vaso se llena de palabras que no sirven para lo que sería su cometido. ¿Tiene sentido la comunicación? ¿es posible? a ratos sí y creo que merece la pena el esfuerzo. Aunque, eso sí, con mesura. Es cierto que desde el silencio jamás nos hubiéramos encontrado tú y yo. Es tan solo que siento que debo ser más cuidadosa con un material tan delicdo como la palabra.

En cualquier caso, y pese a sentir que no debo obligarte, me gustaría que siguieses escribiendo. Como dice Antrophistoria... en un mundo en el que demasiados verborrean sin decir nada de verdad, hacen falta voces como las tuyas. En cualquier caso, es tu decisión y algo a respetar.

Tesi, por eso mismo puse esa foto, que quizá a primera vista desentone con lo que siento y explico. No desentona. Para nada. Nosotros tampoco dejamos pasar la luz las más de las veces, mira, sin ser azules y tan bonitos como esas masas de hielo :)


The Spell of the Sensous es un libro fascinante. Me lo parece, pese a que algunos compañeros me han hablado mal de la fenomenología. Me entusiasma la manera en que enlaza la fenomenología con la filosofía de la naturaleza y de la percepción. Por otro lado, su convicción de que el lenguaje no es algo que nos distingue del resto de seres vivos sino que, al contrario, nos hace más parte de ese todo que es la tierra me lo hace más próximo a lo que siento como natural. De ahí también mi interés por el lenguaje, por lo que tiene de doble camino entre el mundo y nosotros... está en inglés y desconozco si hay traducción al castellano. Te lo recomiendo.

Un abrazo a los tres.

Miguel Ángel Raya Saavedra dijo...

Hola Sarah,

tal vez lo importante sea la intención de la comunicación y la intención con la que intentamos comprender lo que nos comunican. Cada uno tiene un propio sistema para interpretar la realidad, respetable, pero que debemos aprender a cuestionarnos.

Interesante el libro.


Lovecats, de Benita Winkler