domingo, 8 de marzo de 2009

Maren



-----------------------------------------------------------------------------------

Esta tarde la he pasado con mi hijo, quien anda algo ocupado con las tareas del colegio. Está preparando un trabajo de "sociales" sobre una comunidad autónoma española. "Pedí Euskalerría", me dijo, sin vacilar.

Estuvimos apenas cinco días el pasado mes de septiembre. Cada uno de nosotros tres descubrió una Euskalerría diferente, tamizada por nuestra mirada. Mi hijo, como yo, adora lo verde, adora el bosque, adora el campo. El mar Cantábrico le fascinó igual que me fascinó a mí. Fuimos expresamante a Bizkaia, a un pueblito costero, porque él deseaba "ver el Cantábrico".

Caminanos por las playas de Plentzia, de Gorlitz, descubrimos algunos rincones del barrio viejo de Bilbo, anduvimos por la ría de Portugalete, admiramos sus casitas burguesas y los antrillos más radikales del centro. Procuramos escuchar el latido de los pueblos, en donde pudimos ver a chiquillos de color o de rasgos achinados, que jugaban a pelota y gritaban, alegres, en impecable euskara. Me emocioné ante el árbol de Guernika y nos quedó pendiente la visita al museo de la Paz. Se nos encogió el corazón tratando de imaginar cómo quedó la ciudad el día del famoso bombardeo en durante la Guerra Civil... difícil en una tarde gris y tanquila de septiembre. Aprendí las primeras palabras vascas, eskerrik asko, egun on, kaixo, bai, ez, gero arte, mila ezker, muxus, maite, gabon... y me hacían sonreír las caras de hilaridad en la gente ante mis torpes tentativas de usar cada palabra que aprendía. Es cierto que enseguida se daban cuenta de nuestro origen, "por el acento" nos decían, y la pinta de despistados catalanes mapa en mano. Charlamos con gente que nos preguntaba sobre nuestra tierra y nos explicaban sobre la suya. En las cuevas de Santimamiñe disfrutamos de una charla muy interesante con una joven arqueóloga que hizo las delicias de mi familia con las historias que las rocas, y capas de sedimentos mostraban sobre un pasado remoto.

Realmente nos cundieron mucho los cinco días pasados en Bizkaia, aunque nos quedó tanto por ver...

Así que hoy, cotejando información, recordando los sitios en los que estuvimos, mirando fotos, me ha entrado nostalgia de aquel viaje. Mis ganas de regresar tomaron mi fuerte emocional y, esperando a que se me pase, he buscado música de Kepa Junkera, que tan buenos ratos me evoca. Este tema es, de los muchos bonitos que tiene, especialmente hermoso. Canta con él otra cantante genial: María del Mar Bonet.
-----------------------------------------------------------------------------------
POSTCRIPTUM: No he comentado que estuvimos un día por la costa de Guipuzkoa, visitamos Zumaia y anduvimos un par de horas por Donosti, que mi pareja no había visitado anteriormente. No pudimos dedicarle más y nos pesa, ya que cada ciudad tiene su aquel. Si veis las fotos hay un popurri, hay alguna foto de la playa de la Concha y una de Zumaia. Los más observadores habrán visto que la foto de cabecera de este blog está tomada en Zumaia, así que "el que calla otorga". No sé deciros qué parte me gusta más. Donosti tiene fama de ser la ciudad más bonita de toda España, junto con Santander. No seré yo quien lo discuta, lo que sí es cierto que tras toda la fama de gris e industrial que arrastraba Bilbao, he de romper una lanza a su favor porque me gustó la ciudad. Sin embargo lo que más me gustó de Bilbo fueron sus localidades pequñas, sus rincones costeros, los pueblos de Urdaibai...

Santiago, queda dicho: cuando regrese a Portugalete vamos a tomarnos ese vinillo que propones, mientras me firmas una copia de tu libro de poemas :)).

A Tesi he de decirle que tiene razón, que, orígenes aparte, la música que sale de las entrañas de la tierra de uno es música con corazón. Kepa es un virtuoso y sus ritmos son fascinantes. Un abrazo a Pucela y a algunos de sus habitantes :))

A Girbén... tu ja saps, com m'estimo aquesta terra. Sí, sóc una mica d'allà, però també és cert que sóc una mica de tot arreu... venim del nord venim del sud, de terra endins, de mar enllà...

3 comentarios:

santiago dijo...

Mi querida amiga, yo soy de Santurce, junto a Portugalete, el puente colgante, me alegra que visitarás mi tierra.
pero la próxima vez no te perdonaré que no me avises para tomar un txikito.
MUXU BAT

en Girbén dijo...

AupaA SaraAH!
Que tu eres de BilbaO!

Tinc un amic que mai hi ha estat a Bilbao, però que assegura que no cap a cap mapa i que és un estat mental.
A mi no és que m'agradi massa (davant de els seves impecables veïnes Santander i Donosti), tot i que l'estimo a força d'un llarg tracte. El que no m'estalvio mai quan hi vaig, són les estives de bonítols de les parades del peix... En mengem durant uns dies.
Et tenen el cor robat...
Què hi pots fer!
Jordi

Tesi dijo...

Tuve la suerte de ver a Kepa en Palencia...

Para cualquiera que aprecie la música tradicional (venga de donde venga), imprescindible.

Yo sólo puedo decir que me pareció increíble.

1 beso!


Lovecats, de Benita Winkler