martes, 23 de septiembre de 2008

¡otoño!

Ahora sí, ya estamos inmersos en la nueva estación. Con el otoño la lluvia ha aparecido en la ciudad y la ha llenado de grises, de paraguas, de calles mojadas.

Casi todas las mañanas voy caminando hacia el trabajo, que está en la misma playa. Es una costumbre que adoro, suelo hacerlo con música, otros días lo hago en silencio, atenta a los sonidos de una gran urbe como es Barcelona, que se va despertando a mi paso, si es que llega a dormir en algún momento del día. Soy una fiel oteadora de amaneceres urbanos, contemplo los tonos del cielo que va clareando lentamente, que cambian en cuanto me aproximo al mar. El olor de salitre llega a veces hasta la puerta de mi casa. Hay siempre un momento mágico en esos paseos: cuando llego al Paseo Marítimo y me detengo en la barandilla, ante la playa. Miro el mar, miro el cielo, observo detenidamente la línea del horizonte y se me llenan los ojos de los colores del amanecer. Muchas veces bajo hasta la orilla del mar, me descalzo y voy caminando sobre la arena, para sentir el frescor de la mañana en mis pies. La música se detiene para dejar paso al sonido de las olas romper... nunca, nunca veré dos amaneceres iguales. Siempre un matiz, un detalle, un leve cambio en el mar Mediterráneo, tan amable y tranquilo. Con el otoño sé que iré dejando de ver amaneceres pues cada día el sol sale algo más tarde. El año pasado corría en lugar de caminar y la visión del mar justo antes de comenzar a divisar las primeras luces fue algo que ponía un puntito de eternidad a mis mañanas. Nada podía ir demasiado mal después de vivir un momento así...

Hacía días que no veía a mi Mediterráneo bajo la lluvia. La línea del horizonte se dibujaba en esta tarde gris y apagada, que le ha puesto un tono tan de otoño a mi día.

Para acabar de celebrarlo, ya hemos comprado los primeros boniatos, para asar, en casa. Su textura, su color, lo delicado de su dulzor contrastan con el color del día... gris en la calle, en el mar, naranja en mi cocina.

De todos modos... la foto que adjunto no es de boniatos. Es una crema de calabaza que probé a hacer el invierno pasado. Es su bonito color naranja lo que me impulsa a subirla al blog. Un detalle sorprendente: la crema es... cruda, y lo que se ve sobre ella, con ese tono blanco tan de nieve no es crema de leche, es... crema de macadamias batida. Espero que os guste.

4 comentarios:

Montxu dijo...

vaya detalle apuesto a que se deja comer y si cerca tenemos una chimenea, musica suave una botellita de vino ayyy!.


muxu bat.

Laureta dijo...

Nunca pensé que de una gran ciudad se pudieran observar tantos matices ante la gran velocidad que desprenden las urbes...

Tal vez sea que no me he parado a verlo...

Sin lugar a dudas, el mar nos ofrece un sinfín de novedades cada día, nuevos amaneceres, sonidos, diapositivas dignas de plasmar en papel y como un, una avalancha de sentimientos que sin dudar nacerán de nosotros al contemplarla...

:)

No me gusta la calabaza, pero será porque no la he probado nunca como debería!


BESOS!!

Laureta dijo...

Por cierto, tienes un regalín en mi blog... creo que muy merecido! :)

sarah dijo...

Las ciudades grandes son hormigueros. No estoy segura de sentirme muy feliz viviendo en uno de ellos. Lo que sí es verdad es que, en cualquier lugar, si miras con ojos atentos, puedes descubrir pequeños paraísos, momentos de paz... no hace muchos meses un gran amigo me comentó que nada tenía más mérito que una actitud zen en medio de un lugar como Barcelona o similares... es lo que intento, y no siempre logro...

Esa crema de calabaza está buena, aunque su textura, al ser cruda, pues puede desagradar al principio. La puse por su color, tan de otoño, como los boniatos...


Lovecats, de Benita Winkler